lunes, 2 de junio de 2014

El deber y la tentación




Desde arriba siempre debería sentirse vértigo. El miedo a la caída y la inevitable entrevista con el suelo donde esperan aquellos que te auparon a los cielos. Ese vértigo tendría que ser un seguro. El tope que garantiza habitar siempre en los terrenos de la cordura. Lamentablemente la altura produce efectos extraños en la mayoría. Daríamos mucho por saber si son solo cambios, o realmente sacan el verdadero yo del que asciende la cumbre.

sábado, 24 de mayo de 2014

Tendremos que votar...



Habrá que acercarse hasta el colegio electoral y cumplir con el ritual de depositar la papeleta en la urna. Una vez más. Creo que nunca he dejado de hacerlo desde que puedo ejercer el derecho. Porque se trata de un derecho. No una obligación, ni un mal momento por el que no queda más remedio que pasar. Todavía existen lugares en este planeta en los que votar es una ilusión. Algo por lo que se lucha y muere. En nuestro país, y en otros muchos, el coste para que dentro de tres días podamos elegir ha sido muy importante. Un camino duro y largo. Muchos no llegaron a ver este final,  así que demos la importancia que tiene a este acto que cada cierto tiempo cambia nuestra rutina del domingo. No lo tomemos a la ligera.

jueves, 15 de mayo de 2014

La Realpolitik y la frontera espacial



Rusia pasa de la Estación Espacial Internacional. La obra maestra de la ingeniería humana, que recorre el cielo 400 kilómetros por encima de nuestras cabezas, tenía prevista su vida útil hasta el año 2020. Estados Unidos ha dicho que pretende alargar los trabajos en órbita cuatro años más, pero los rusos no están por la labor. Puede que no tenga nada que ver con Ucrania, ni con este nuevo episodio de Guerra Fría al que asistimos. Seguramente las causas sean económicas, y el gigante ruso de antaño sea ahora más pequeño, y no le llegue el dinero para fiestas espaciales. Es extraño, porque sí hay cuartos para el aumentar el gasto en armamento que vuelven a pasear por la Plaza Roja. Como en los viejos tiempos. ¿Añorados tiempos?

miércoles, 7 de mayo de 2014

Al fútbol se juega con el balón



Hace unos días me lo prometí. No escribiría esta columna en caliente. Dejaría pasar el tiempo para poder ver con perspectiva todo lo ocurrido y, sobre todo, las cosas que se decían. Porque no hay nada más cierto que el Real Madrid le pegó un baño al Bayern de Munich, y le dejó cuatro goles para el recuerdo en su casa bávara. Los pupilos de Pep Guardiola no tuvieron su noche, y los de Carlo Ancelotti hicieron un gran partido. Todos de acuerdo.

Pero, como siempre en nuestro país, si no se lincha a alguien la fiesta no es completa. El pueblo pide sangre. Guardiola pasó a ser el blanco de todas las críticas ácidas, que casualmente no venían de los cabreados aficionados alemanes, sino de felices hinchas merengues. La celebración de la victoria pasaba a un segundo plano. Nadie se detenía en la reivindicación de los vencedores, desde la portería para arriba. Un tipo educado, aparentemente culto, que habla varios idiomas, era objeto de todo tipo de burlas e incluso insultos. ¡Pero no solo eso! El sistema de juego, con el que el F.C Barcelona ha hecho lo que ha querido en España, Europa y el mundo durante los últimos años, era más denostado que el propio entrenador. “Sin la posesión os hemos metido cuatro”, decía alguien, sin darse cuenta de que con la posesión el estadio Santiago Bernabéu había sido testigo de los mayores ridículos del Real Madrid frente al Barcelona, llevándose hasta cinco y seis goles en la mochila camino del vestuario. De nada valía la enorme victoria en Alemania. Las cuentas pendientes son más importantes.

viernes, 2 de mayo de 2014

Ucrania, la misma piedra




No termino de entender a qué juegan la Unión Europea y Estados Unidos en Ucrania. Será que no soy un experto en el ámbito de las relaciones internacionales, o que me falta sentido común. Doctores tiene la iglesia para estas cosas, y yo aquí doy mi opinión y poco más. Pero, haciendo memoria, creo recordar que en Ucrania hubo elecciones y las ganó un tal Víktor Yanúkovich, que sí, que es un pájaro de cuidado y no podía decirse que llevase una vida ejemplar en estos tiempos de austeridad, pero, al fin y al cabo, sacó más votos. Este señor está ahora en el exilio, en Rusia, porque en la plaza Maidán de Kiev, la capital del país que él gobernaba, se preparó la mundial en unas protestas que pedían, supongo que entre otras muchas cosas, un mayor acercamiento a la Unión Europea y dejar de lado a Vladimir Putin y su Rusia de los zares. Total, que al presidente democráticamente elegido le toca poner pies en polvorosa después de unos disturbios en los que murió mucha gente, y ahora el país lo gobiernan los que apartaron al que ganó las elecciones. Hasta aquí, cosas que pasan, sobre todo para la Unión Europea y Estados Unidos, que miraron para otro lado. Bien. El problema viene cuando desde otros territorios de Ucrania dicen, resumiendo, que un cuerno. Que aquí se ha votado, y ganó su candidato. Así que si es cuestión de salir a la calle y cambiar el orden de las cosas, pues vamos todos. Lo sorprendente es que en este caso a Occidente sí le parece muy preocupante, y acusan a Putin de estar removiendo la higuera a ver si cae algo. Lógico. Visto que antes los palos al árbol dieron sus frutos, el ruso aplica la misma medicina. Y no le va nada mal, porque nadie pareció querer saber que en las zonas ahora en conflicto el presidente en el exilio ganó las elecciones por abrumadora mayoría. Si alguien pensaba que se quedarían de brazos cruzados es que la ingenuidad ha llegado a cotas inimaginables en la diplomacia mundial.

El odio digital




Es como si lo hubiesen llevado dentro, larvado, y ahora le dan rienda suelta. Una tenía que ha guardado silencio durante mucho tiempo, a la espera de una oportunidad para salir al exterior. Soltar la correa al monstruo, para que campe a sus anchas y haga todo el daño posible. Es una pena comprobar en lo que se convierte Internet en muchas ocasiones. Como el anonimato – que no el seudónimo, que ya lo utilizó Larra -, es la oscura cueva desde la que ruge el bicho.

miércoles, 16 de abril de 2014

Ante todo mucha calma (Final de la Copa del Rey de fútbol)

Image: Real Federación Española de Fútbol


Estamos en tiempo de recogimiento, procesiones y devoción. Por las calles de la inmensa mayoría de los pueblos y ciudades de esta España nuestra los pasos religiosos recorren el asfalto otrora ocupado por los coches, despertando las saetas, oraciones o simples inclinaciones de cabeza. Incluso alguna lágrima se le escapa al devoto, presa de la emoción y la clemencia de la meteorología. Casi con el mismo sentimiento, aunque mucho más bullicioso, los cofrades de Fútbol Club Barcelona y Real Madrid afrontan la final de la Copa de Su Majestad el Rey. El enésimo partido del siglo; otro acontecimiento marcado en rojo en las agendas de los hinchas.


miércoles, 26 de marzo de 2014

La política cae en las redes




El debate es tan antiguo como la propia eclosión de todo el ecosistema que nos trajo la web 2.0. Sobre todo esta evolución de la Internet original, más encorsetada y sin ningún tipo de concesión a la participación ciudadana. En aquella Red solamente podían expresar su opinión aquellos que podían costearse ese lujo. El resto leía y discutía en el bar. Fueron los canales de participación social los que abrieron las puertas que tanto tiempo llevaban puestas en el campo, aunque muchos, y hoy hablaré del mundo de la política, todavía tengan puesto el freno de mano en esta materia.