martes, 23 de octubre de 2007

ELPAÍS.COM abandona el modelo de pago

El eterno debate sobre la gratuidad de los contenidos en internet vuelve a activarse tras la decisión de El País de dejar de cobrar por los contenidos de la edición papel que colgaba en internet, así como permitir el libre acceso a la hemeroteca. Hasta ahora estos eran privilegios que sólo tenían los que previamente se habían registrado como usuarios y habían pagado una cantidad de dinero. Fue en 2002/03 cuando El País decidió dar el salto a un modelo de pago, lo que pagó de inmediato con una caída de audiencia muy importante. En buena medida, esta decisión permitió al diario El Mundo colocarse a la cabeza de los medios digitales más leídos de nuestro país (y en castellano), lo que seguramente le habrá dado buenos resultados económicos derivados de la publicidad el medio de Pedro J. Ramírez. Ahora Prisacom vuelve al modelo gratuito, aunque el año pasado ya comenzó a abrir muchos de sus contenidos para su acceso libre, en medio de una batalla sin cuartel por ser el medio digital español que más visitas recibe. Aunque Nielsen Netratings da como ganador a El País, OJD otorga ese puesto a El Mundo. La imagen de marca, el lema "somos los primeros", también habrá influido en la decisión de los responsables del diario de Prisa para dejar de cobrar definitivamente sus contenidos y volver a reabrir el debate sobre el modelo de negocio en la red. La aparición en el panorama on-line de Público, el diario progresista de Mediapro, que no cobra por ninguna de sus secciones, tampoco habrá pasado inadvertida en la planta noble donde trabajan los gestores de El País. Algunos, hace cuatro o cinco años, cuando este asunto de cobrar o no cobrar estaba de moda, ya dijimos que era muy complicado ponerle puertas al campo...
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers