sábado, 11 de octubre de 2008

¿Borracho yo?

¿Quién no se ha arrepentido alguna vez de enviar un correo electrónico justo en el momento que pulsaba sobre el botón "Send"? Pues se acabó el problema. Si tiene la manía de escribir a su jefe a altas horas de la madrugada, en condiciones poco decorosas y desastrosas para su hígado, Google ha llegado para poner fin a sus meteduras de pata. El nuevo sistema que el gigante de la red pondrá a nuestro servicio en el gestor de correo electrónico Gmail, impedirá que podamos enviar nuestro mensaje si no somos capaces de hacer unas sencillas operaciones matemáticas en un tiempo fijado. Los sabios programadores de Google, puede que conocedores de la problemática por experiencia propia, han instruido al programa para que se active por defecto en horario nocturno los viernes y sábados, aunque, si usted tiene afición por la botella más allá de los fines de semana, puede configurarlo a la medida de su ajetreada vida social. Cómo asegura el ingeniero de Google Jon Berlow (también por experiencia propia), el sistema impedirá ataques de sinceridad sentimental puntuales derivados de la ingesta masiva de bebidas alcohólicas. Para entendernos, nos obligará a contar hasta diez antes de confesarle a nuestra señora que durante aquel viaje para asistir a unas jornadas sobre la reproducción de la mosca del vinagre, estuvimos a punto de hacer lo propio con una insigne investigadora murciana. Y que fue sin querer. Estamos ante una demostración sin medias tintas de lo mucho que se preocupa Google por nuestra vida cotidiana, y así acallar a todos aquellos que les acusan de ser el nuevo Gran Hermano. Amigos, la presencia de Google en este planeta sirve para algo más que recopilar todos nuestros secretos. De todas formas, pensándolo bien ¿Quedarán grabados los datos de aquellos que no sean capaces de superar la prueba matemática? Considerando que ser incapaz de hacer una suma simple a las cuatro de la madrugada no dice mucho en favor de nadie, espero que no quede ningún registro de los intentos y sus perpetradores. A mí en particular me parece algo ingenioso y gracioso, aunque seguramente no faltarán los que se rasgarán las vestiduras acusando a la empresa americana de llamarnos borrachos a todos. En ese instante, y como si fuesen ya altas horas de la madrugada en el mítico Club 38 de la Calle Mayor, alguno entonará: ¿Borracho yo?

Publicado en la edición impresa de Diario Palentino el sábado 11 de Octubre de 2008

Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers