martes, 14 de octubre de 2008

Mandan los ultras

Una vez más, una resolución de la UEFA que trae polémica. La decisión de los regidores del fútbol europeo de sancionar con dos partidos al Atlético de Madrid, por los incidentes provocados por aficionados del Olympique de Marsella dentro del estadio colchonero, abre una peligrosa puerta para que en el futuro vuelvan a repetirse hechos como estos. Si la decisión prospera en el ámbito de los recursos, de ahora en adelante los ultras de los equipos tendrán muy sencillo hacer daño a los clubes rivales. Simplemente acudirán al estadio a montar un lío monumental, esperarán a que lleguen los antidisturbios para continuar con la gresca y la UEFA sancionará al club anfitrión. Sencillo, y para muchos toda una invitación a continuar con los altercados visto que tienen premio en forma de cierre del estadio. Con decisiones como ésta, la UEFA pone en manos de los aficionados más violentos de los clubes el poder para sancionar y cerrar estadios. Lo más lógico hubiese sido castigar al equipo de Marsella con el cierre de su estadio. Al fin y al cabo, alguien les habrá vendido las entradas a los aficionados franceses que provocaron los disturbios en el Vicente Calderón.

La UEFA también carga contra la policía española, en otro ejemplo de cómo no deben hacerse las cosas. Restar poder de actuación a los agentes y poner el foco sobre ellos sólo provocará que se introduzca también el factor mediático en la intervención policial, algo que únicamente debe estar regido por la valoración de sus responsables sobre el terreno, sin otras influencias y menos de la UEFA. Más allá de las consideraciones puntuales y los matices, la decisión de las cabezas pensantes del deporte rey en Europa deja más sombras que luces, además de sentar peligrosos precedentes para el futuro.


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers