sábado, 1 de noviembre de 2008

Calles de España

Si tengo que contarles un recuerdo de mi infancia, probablemente elegiría las tardes de verano en mi pueblo. Me crié en Villalón de Campos, muy cerca de Palencia; un municipio relativamente grande comparado con los demás, y bastante pequeño visto desde la grandiosidad de urbes como Madrid. Las últimas horas del día, cuando la canícula daba una tregua y el calor podía calificarse de soportable, sus gentes se dedicaban a la habitual tertulia vecinal, un órgano de dirección oficioso que se reunía en cada barrio de la localidad. Las señoras sacaban sus sillas a la calle, mientras los más pequeños hacíamos el mal en todo momento y lugar. Para mí es una estampa imborrable, más propia de otros tiempos y no de otros lugares. En muchas ocasiones, me hubiese gustado tener ese agujero por el que mirar y poder asomarme a la reposada realidad de Villalón, sobre todo cuando las ajetreadas jornadas laborales le ponen a uno al borde del día de furia. Cómo en la película. La llegada a nuestro país de Google Street View puede que haga posible mi deseo, aunque tarde unos años. La nueva aplicación que Google ha incorporado a sus ya famosos Maps, nos permite viajar a cualquier punto de una ciudad para observar sus calles como si nos encontrásemos físicamente en el lugar. Podemos girar la vista a un lado y otro, caminar, y pensar que dirección tomar en cada cruce que nos encontremos. Google ha implantado el sistema en cuatro ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, siendo nuestro país el segundo en Europa, y quinto en el mundo, que disfruta de este servicio gratuito. Las aplicaciones para empresas del producto tampoco se han hecho esperar. Grandes portales inmobiliarios como Idealista ya permiten que los potenciales compradores de una casa puedan darse una vuelta virtual por el que podría ser su futuro barrio, conociendo de esta forma si se ajusta a sus necesidades sin tener que desplazarse hasta la zona. Google tiene previsto cubrir más ciudades en una segunda fase, por lo que en un futuro no muy lejano podremos pasear por las calles que nos vieron crecer, por lejos que éstas se encuentren de nuestro lugar de residencia, o simplemente relajarnos mientras recorremos la orilla del Sena para tomar algo cerca de la Plaza de la Concordia. Ya sé que por bueno que sea, jamás podrá superar la realidad de nuestras calles, o las de París, pero, que quieren que les diga, la experiencia merece la pena.
La segunda foto es de Pablo Pando y muestra uno de los coches de Google recorriendo las calles de Gijón.


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers