domingo, 23 de noviembre de 2008

De 1966 a la Web 2.0

Hace más de cuarenta años, cuando el Club 38 abrió sus puertas en la Calle Mayor de la capital palentina, pocos podían imaginar que, a estas alturas de la partida, nuevas generaciones de palentinos se entrelazarían con las que les preceden alrededor de la barra de este mítico local. Manuel García Esparza inauguró en 1966 un espacio en el que, por primera vez en Palencia, se podía bailar al ritmo de discos, una auténtica revolución en aquellos años, precursora de los grandes locales de ocio que después serían bautizados como discotecas. La esencia del 38 se ha mantenido hasta nuestros días, hoy bajo la batuta de Manolo Esparza hijo, siempre fiel a una frase, convertida en lema, que dejara escrita Oscar Wilde: "Sólo los modernos quedan atrás". En la era de Internet, de la Web 2.0 y los nuevos canales de comunicación en la red, el 38 no ha dejado pasar la oportunidad de seguir cerca de sus clientes, hoy día ciudadanos digitales que participan de la sociedad de la información. Desde hace unas semanas, la dirección www.club38desde1966.com alberga el teatro virtual en el que se reflejará la realidad que día a día transcurre en el número 36 de la Calle mayor. También en Facebook, la mayor red social del mundo, Manolo Esparza tiene reservado su lugar, al que se acercan cada día palentinos y palentinas que dejan su firma para confirmar, de esa manera, el invisible nexo que a todos nos hace volver sobre nuestros pasos para hacer la visita de rigor a Manolo; ya sea mientras caminamos cerca de la catedral o cuando trabajamos delante del ordenador en Madrid. Este salto a la red lo ha hecho sin pasarse de moderno, prisas las justas, asumiendo con naturalidad una nueva época que al Club 38 le toca vivir y que dentro de unos años pasará a formar parte de la historia que empapela las paredes del local. Los avances fruto de la reflexión interior y la observación metódica de lo que a uno rodea, modificando el estilo sin traicionar la esencia, son los que perduran en el tiempo y se convierten en modelo. Las modas tienen una vigencia en el tiempo, fecha de caducidad antes de ser realidad. Por eso los arquetipos que son referencia para los demás necesitan asentarse sobre pilares sólidos. El respeto a la historia, unido a la capacidad constante para sorprender sin estridencias, son los cimientos que seguirán manteniendo en nuestras vidas al Club 38 durante muchos años.

Publicado en la edición impresa de Diario Palentino el sábado 22 de Noviembre de 2008



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers