sábado, 8 de noviembre de 2008

Mr. President 2.0

Hace casi cincuenta años, John F. Kennedy retrasó la llegada de Richard Nixon a la Casa Blanca gracias al uso que hizo de las nuevas tecnologías. En aquella época, el avance tecnológico por excelencia era la televisión, y Kennedy utilizó el recurso sabedor de la ventaja que podía darle respecto a su rival. En el primer debate presidencial televisado de la historia, Nixon apareció sudoroso y con aspecto enfermizo. Ni siquiera dejó que le pusieran maquillaje. Así le fue. Kennedy, con la lección bien aprendida, lucía un buen bronceado y se mostró seguro y confiado. Los que escucharon por la radio el debate creían que Nixon había ganado la contienda. Nada más lejos de la realidad. Al final del mismo, Kennedy ya superaba en las encuestas al que más tarde sería el Presidente del Watergate. En las últimas elecciones celebradas en Estados Unidos, Barack Obama se ha servido de Internet como nadie lo había hecho antes. Es el primer candidato con una red social propia en la red, mediante la cual ha mantenido un contacto personalizado con sus votantes que le ha permitido conseguir más de un millón de voluntarios para colaborar en su campaña. Una estrategia con la que ha recaudado cientos de millones de dolares a través de pequeñas donaciones recogidas en su página web, dinero que le ha dado ventaja publicitaria en estados decisivos, además de la oportunidad de invertir en otros en los que jamás lo habría hecho por estar muy retrasado en las encuestas respecto a John McCain. En un país tan mediático como Estados Unidos, el dinero es publicidad en televisión, y eso se traduce en votos. Pero, como le pasó a Kennedy a principios de los sesenta, el verdadero valor de la campaña de Obama en Internet ha sido conseguir ligar a su candidato con la imagen de progreso y modernidad que necesita la nación. Un Presidente con la suficiente capacidad para entender los avances de las nuevas tecnologías tiene que ser por fuerza un dirigente adecuado para los tiempos que vivimos. Juntar la marca Obama, un elemento en constante alza política, junto al ‘gadget’ más admirado en la red, el Iphone, fue la maniobra perfecta de un asesor del candidato para lograr la gran comunión que llevaría a su jefe a la Casa Blanca. Eso, y los millones de norteamericanos que han votado por el cambio para dejar atrás al que pasará a la historia como el peor Presidente de los Estados Unidos de América.


Publicado en la edición impresa de Diario Palentino el sábado 8 de Noviembre de 2008




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers