sábado, 29 de noviembre de 2008

Twitter se destapa

Llegué a Twitter como a otras muchas aplicaciones de la web 2.0. Por casualidad. En aquellos momentos, tengo que reconocerlo, no daba un duro por el invento. Qué le vamos a hacer, no soy ningún visionario. Sería más sencillo y vanidoso comentar eso de "ya lo dije yo", o cosas por el estilo, pero no es el caso. A mí Twitter me parecía algo condenado. ¿Sólo 140 caracteres? Si ya me agobia escribir mensajes SMS, por lo que termino haciendo la llamada de rigor a mi interlocutor, continuar con semejante tortura en la red me parecía algo tenebroso. Mi escepticismo lo dejé escrito el 9 de Agosto de 2007, en uno de los primeros mensajes que ofrecí a mis, en ese momento, escasos seguidores. No me convencía el "What are you doing?". Más de un año después de ese frío comienzo, 206 personas siguen mis actualizaciones, yo me intereso por lo que hacen otros 186 amigos y colegas, y Twitter se ha convertido en imprescindible, casi un vicio. Noches memorables, como la electoral en Estados Unidos, contribuyen a que la dependencia aumente cada día. Muchos usuarios cuentan su actividad diaria, otros han llegado a convocar un concurso de relato corto (sí, así de corto), los más conversan y se mantienen en contacto de forma sencilla y, como no, también desde el mundo empresarial se le ha encontrado utilidad y proliferan ya multitud de espacios corporativos. Una de las versiones que más me llama la atención de Twitter es su potencial como herramienta de comunicación en situaciones de crisis. Inmediatez, fluidez, claridad, transparencia... todo lo necesario para mantener informados a periodistas y ciudadanos. Los políticos tampoco se quedan atrás en su uso. La senadora cordobesa Fátima Rámirez, por ejemplo, informa de su actividad diaria y ofrece un acceso sencillo a su persona para que cualquiera pueda hacerle llegar sus reflexiones. Eso es política de proximidad, y Twitter su profeta. No quedan muchas excusas para que nuestros representantes públicos vivan de espaldas a lo que opina la ciudadanía. Twitter se ha destapado, y el interés del gigante Facebook en hacerse con su control es la confirmación de esa realidad. Ni siquiera sus múltiples problemas técnicos - cada vez menos, todo hay que decirlo - y varios clones de su sistema, han podido echar abajo lo que ya se ha convertido en una enorme casa común cimentada sobre los pilares de la conversación. Larga vida a Twitter.


Publicado en la edición impresa de Diario Palentino el sábado 29 de Noviembre de 2008




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers