viernes, 19 de diciembre de 2008

Boca a Boca

En el año 2004, en la web Bikeforums.com, apareció un artículo de alguien que afirmaba haber abierto un candado de la marca Kryptonite con un lápiz. Este alarde de maña y tiempo libre tuvo su eco a las pocas horas, cuando otro usuario le dio una vuelta de tuerca al tema, grabando un vídeo en el que demostraba lo que ya comenzaba a dejar de ser una proeza para convertirse en un grave fallo de seguridad de la marca. El blog Engadget.com, uno de los más leídos del mundo por aquel entonces - y ahora - se hizo eco de la noticia, dando a la historia el empujón definitivo para que apareciese en el New York Times bajo el título "La pluma es más fuerte que el candado". Había pasado una semana desde el primer comentario en Bikeforums.com. Este ejemplo, citado en múltiples informes sobre la influencia de la web 2.0, define a la perfección el efecto multiplicador del boca a boca que ha supuesto la llegada de espacios colaborativos a la red.

En estas fechas navideñas, momento en el que nos abandonamos a la orgía consumista, tenemos nuevas armas a nuestra disposición para no sólo comprar con cabeza, sino con ciertas garantías. Las experiencias que usuarios hayan tenido antes con los productos que tenemos previsto adquirir pueden inclinar definitivamente la balanza a la hora de materializar definitivamente esa compra o. por el contrario, hacernos desistir si observamos que la inmensa mayoría de los que nos precedieron están manifiestamente insatisfechos. En esta misma columna les hablé hace unas semanas de Swooti.com; una web que nos permite sondear la valoración de una determinada marca en la red, gracias a nuevos sistemas de búsqueda semántica. Una útil herramienta para las compras de Navidad si albergamos alguna duda sobre esa tostadora que pretendemos regalarle a la suegra (no te preocupes Fini, que este año tengo pensada otra cosa).


Los fabricantes han encontrado un peligroso test de calidad en la web 2.0, realizado por los mejores profesionales posibles: sus propios usuarios. Si el aprendiz de cerrajero que abrió el candado con el lápiz hubiese logrado la machada en los años ochenta, su hazaña hubiese llegado al gran público en forma de leyenda urbana con un lento goteo que no hubiera afectado de forma grave a las ventas del cándido candado. Gracias a la colaboración desinteresada de millones de internautas, los fallos son descubiertos con rapidez y los consumidores cuentan con cientos de visiones distintas sobre un mismo producto. Esa es la idea.



Publicado en la edición impresa de Diario Palentino el sábado 20 de Diciembre de 2008




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers