lunes, 29 de diciembre de 2008

Vigilantes de la red

'Phishing', 'scam', 'vishing'... Palabras sin sentido para muchos, pero que esconden delitos frecuentes cometidos en Internet. La red es desde hace tiempo un gran mercado, además de conversación, por el que a diario circulan desde los grandes capitales mundiales hasta las pequeñas compras de navidad de una familia de clase media. Siempre he dicho que probablemente tengamos más posibilidades de ser atracados a la salida de un cajero que sufrir un delito en Internet, lo que no quiere decir que estemos del todo seguros. Pero no sólo en lo que se refiere al dinero se comenten tropelías muy poco virtuales. Vemos con cierta regularidad como son detenidos decenas de pederastas que se intercambian su deleznable material a través de páginas web, redes P2P o foros que sólo ellos conocen. ¿Sólo ellos? No. Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil, además de organismos públicos como Inteco, vigilan la red e investigan las denuncias que se producen.

Si en el pasado Internet era una gran fiesta para los que delinquían a su antojo, sin ninguna oposición, los tiempos han cambiado y los gobiernos han tomado cartas en el asunto, aunque los delincuentes también han refinado sus técnicas y organizado sus estructuras. Aunque las fuerzas de seguridad sean capaces de localizar a los malhechores, en la mayoría de ocasiones los servidores de internet que les dan cobijo se encuentran ubicados en otros países, lo que ralentiza la detención provocando el fallo de la operación. Las diferentes legislaciones de los Estados, incluso dentro de la Unión Europea, son uno de los mayores escollos para perseguirlos. Desde los organismos encargados de velar por nuestra seguridad se afirma que, a pesar de la proliferación de nuevas modalidades para delinquir en el ámbito de Internet, no se produce un aumento significativo del número de delitos. La percepción de inseguridad que tienen muchos usuarios no se corresponde con la realidad, o al menos no en el grado sospechado. Para que nuestros vigilantes de la red puedan combatir el crimen con ciertas garantías, deberá el legislador avanzar a un ritmo similar al de Internet. En este asunto la ley se quedará antigua con mucha mayor frecuencia, por lo que deberemos reformar nuestra legislación para tener capacidad de reacción y proteger al ciudadano. Pero no sólo en nuestro país. La cooperación internacional, con unos procedimientos comunes para todos, será el objetivo final, sin el cual todos los esfuerzos de un sólo país en solitario serán en vano.

Publicado en la edición impresa de Diario Palentino el sábado 27 de Diciembre de 2008


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers