viernes, 6 de marzo de 2009

Twittergate

Más allá del juego político habitual al que nos estamos acostumbrando en este país, esto es, elevar al nivel de categoría la anécdota para olvidarnos de lo verdaderamente importante, hoy quiero hablarles de algo que ha pasado en Madrid y que, siendo también una anécdota, da para una noticia de categoría. Reyes Montiel, parlamentaria de Izquierda Unida en la Asamblea madrileña y miembro de la comisión de investigación sobre la famosa supuesta trama de espionaje entre cargos del Partido Popular, combatía el tedio que supone aguantar unas comparecencias algo absurdas con su afición por las herramientas de la web social. En todo un alarde de Política 2.0, decidió retransmitir las sesiones con su móvil a través de los mensajes de 140 caracteres que Twitter permite para informar a su, en aquel momento, escasa audiencia. En esas estábamos, atentos a lo que nos iba contando la diputada, cuando desde la presidencia de la comisión, controlada por el PP, le prohibieron narrar todo lo que allí pasaba. No deja de ser curioso que todo lo que allí pasa puede verse por televisión - no por Telemadrid, por supuesto - casi en directo. El miedo, sumado al desconocimiento, suele dar lugar a reacciones poco meditadas que al final vuelven su efecto contra el que las toma. Ahora Reyes Montiel se ha convertido en algo parecido a una heroína 2.0.

Pero no ha sido la única noticia de esta semana que ha ligado política y Twitter. A la flamante Rosa Díez también le ha ocurrido algo un poco bochornoso. Resulta que la política vasca tenía abierta una cuenta en Twitter, a través de la cual dialogaba con sus simpatizantes, y con otros menos fieles, sobre sus andanzas por la Villa y Corte de Madrid. Y todos tan contentos porque pensaban que hablaban con la mismísima Rosa, hasta que llegó alguien que comprobó con estupor como la líder de Unión Progreso y Democracia aparecía por televisión a la vez que actualizaba su cuenta. Al descartar que esta señora tuviese el don de la omnipresencia, el ciudadano publicó su descubrimiento a los cuatro vientos de la web 2.0. ¿Resultado? La cuenta de Rosa Díez en Twitter ha desaparecido. Drástica medida.

Ejemplos como estos nos dan una idea de cuanto queda por hacer en nuestro país en materia de transparencia y buen uso de las herramientas de participación para llegar algún día a una aproximación digna a lo que sería la Política 2.0. Todos dicen que les encanta Obama, pero pocos predican con el ejemplo. Precisamente eso, ejemplo, es lo que ha dado Patxi López en esta materia.



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers