viernes, 24 de abril de 2009

Urbanismo Abierto

El jueves pasado asistí a un debate en la Universidad Camilo José Cela que servía como presentación del primer Título de Grado en Urbanismo, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad que se crea en nuestro país. En el acto, con la presencia de importantes arquitectos y alcaldes de la Comunidad de Madrid, se discutió sobre la visión integral que los gestores públicos y los profesionales deben tener de la ciudad y el entorno que nos rodea a nosotros, humildes humanos, para hacer nuestras vidas algo más llevaderas gracias a una lógica ordenación sostenible de los territorios que ocupamos. Después de todo lo que hemos vivido durante la última década, en la que la especulación y el descontrol han convertido la burbuja inmobiliaria en una enorme losa difícil de arrastrar, es de agradecer que desde diferentes ámbitos, y sobre todo el universitario, se ponga el foco sobre el bienestar de las personas para formar a las futuras generaciones de profesionales en la construcción de un entorno basado en otros valores más allá de los intereses económicos.

Durante el coloquio hubo varios ediles que hicieron referencia a la participación ciudadana como uno de los pilares necesarios para llevar a cabo muchas de las actuaciones que se ejecutan en los municipios. Lógico. Nuestros asentamientos no pueden construirse de espaldas a los ciudadanos, igual que no deben erigirse a costa de la degradación permanente del medio ambiente. Las nuevas tecnologías, y la filosofía 2.0, son el cauce natural para canalizar todo el caudal de aportaciones que cualquier gobierno abierto recibirá si pone a disposición de los ciudadanos las herramientas necesarias, eliminando barreras legales y tecnológicas, para recibir ese feedback. Todo esto comienza a despuntar en muchos lugares de la geografía nacional y, por supuesto, tiene nombre: Open Government. La implantación en las administraciones de sistemas que reclamen a los ciudadanos para participar del gobierno de sus entornos, y el urbanístico es uno de los mejores ejemplos, favorecerá siempre a lo común, a lo que nos pertenece a todos, porque entre todos tendremos la responsabilidad de progresar y avanzar en aras del beneficio de la mayoría y no de unos pocos elegidos.

En un país en el que muchas ciudades todavía se rigen por planes urbanísticos aprobados el siglo pasado, no es ninguna locura introducir nuevas fórmulas en procesos que han demostrado su nulo funcionamiento. Abrir el urbanismo, y el gobierno, a la continua participación de los ciudadanos puede ofrecernos gratas sorpresas o tremendas decepciones. La cuestión es si tendremos el suficiente aplomo para hacer la prueba.




Publicado en | Diario Palentino. Edición Impresa | Lasideas.es




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers