viernes, 29 de mayo de 2009

Activismo cromático

El título que corona esta columna no es mío; los derechos de autor que la cosa genere deben ingresarlos en la cuenta corriente de mi buen amigo César Calderón, apartando, como no podría ser de otra manera, lo que tenga que llevarse la organización gestora de la propiedad intelectual que obre en este negocio. Les hablo hoy de esto, en el ecuador de una campaña electoral bastante descafeinada, dura y judicial, porque, para evadirse de la deriva que toman estos procesos en las altas esferas de la política, es necesario volver a confiar en los ciudadanos. Cuando pensábamos que todo el bacalao estaba vendido, nos encontramos con agradables sorpresas que nos devuelven a la realidad que nunca debieron - ¿debimos? - olvidar. Lo han hecho posible las herramientas 2.0 en general y la red social Facebook en particular, pero su factor más importante es la imaginación y desinterés que muestran sus impulsores, sólo guiados por la confianza en un mensaje y la promesa del futuro que lleva aparejada.

"Ponte de Amarillo" es una iniciativa que ya agrupa a más de mil personas en el grupo constituido en la citada red social, y que en apoyo y socorro del candidato Juan Fernando López Aguilar, realizan todo tipo de acciones dentro y fuera de internet para apoyar al líder de la candidatura socialista. Su relación con el aparato del partido es mínima. No forman parte de ningún comité de campaña. No acuden a las reuniones de estrategia y la suya no es consultada con altos mandatarios de la calle Ferraz madrileña. Han hecho de la imaginación el arma perfecta contra la crispación. Desde hace muchas columnas - comienzo a medir así el tiempo que compartimos, no me lo tengan en cuenta - venimos hablando de las facilidades que ofrece la web 2.0 para todo aquél que tenga una buena idea, ganas de comunicarla y algunos amigos para echarle una mano. En la actualidad con eso basta... siempre que la idea tenga un pase.

Es incuestionable. Vamos a volver a experimentar una eclosión de la participación ciudadana. Hoy, por mucho que se empeñen en quitarnos las ganas, es precisamente eso, ganas, algo que no falta entre muchos españoles y españolas que quieren participar de la democracia. Es lo que les hace ser usuarios de pleno derecho de su condición de ciudadanos. Todos somos parte de la red social más importante: la que formamos los que aquí habitamos. Para ser activista en ella sólo hay un requisito mínimo: acudir a votar.



Publicado en | Diario Palentino. Edición Impresa | Lasideas.es
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers