domingo, 3 de mayo de 2009

El partido se juega en la red

Presentadas las candidaturas, realizadas las puestas en escena de rigor por parte de los líderes máximos para dar el espaldarazo a los designados para encabezar las listas más europeas de las elecciones más nacionales, llega el momento de materializar todas las estrategias que llevan meses pariendo los sesudos pensadores de los partidos políticos para definir lo que será el gran pelotazo de la campaña o el inadvertido intento que se quedará en promesa. La red, Internet, siempre la red, vuelve a ser el escenario preferido por los partidos políticos para confrontar sus ejércitos de activistas en una lucha que se presenta apasionante. La verdadera esencia que impregna a Internet del romanticismo de las primeras campañas es que casi todo está por hacer; se puede, y se debe, innovar. Muerto el mitin, reducido al minuto de oro para el Telediario, se hacía necesario un nuevo terreno al que enviar a la tropa para que, programa en mano, dispersen el mensaje por todos los blogs, foros, redes sociales, wikis y vaya usted a saber que más rincones insospechados en los que día a día millones de personas viven parte de sus vidas.

La red se convierte tras la victoria de Barack Obama en algo tangible, yes we can, que sirve para contribuir a la victoria electoral. Siempre se le ha exigido demasiado. A Internet, me refiero; mientras ningún gran directivo de marketing de una enorme compañía sería capaz de decir cuantos coches o trajes ha vendido gracias a un anuncio en televisión, a los emprendedores de la red se les ha venido masacrando con miles de peticiones sobre términos incomprensibles para la mayoría que venían a representar el éxito de una campaña definido en pulsaciones de ratón. Triste final tendrían muchas acciones publicitarias en otros canales si se les aplicase el mismo rasero; pero en la red todo es nuevo y frágil, y los equilibrios para hacer de un negocio con sede en Internet algo rentable pasan casi siempre por la renuncia al valor de audiencia para hincar la rodilla y ceder al impronunciable click through.

Durante las próximas semanas asistiremos al gran duelo, y no se basará en métricas. Al margen de grandes acciones, ganará estas elecciones en la red quien sea capaz de conectar con su electorado olvidando el canal y poniendo el acento en el mensaje. Aquí no se trata de cuanta gente pulsa sobre los anuncios o navega más o menos tiempo en nuestra web con tantas páginas vistas. La necesaria empatía se impondrá. El medio es lo de menos; lo que importan son las personas, sus problemas, inquietudes y legítimas aspiraciones.


Publicado en | Diario Palentino. Edición impresa | Lasideas.es



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers