viernes, 8 de mayo de 2009

Revolera.com

Es una pena. La iniciativa que la Diputación Provincial de Palencia puso en marcha para que entre todos eligiésemos el nombre de la plaza de toros de Campos Góticos se ha visto sumergida en un charco de sospechas que en nada han favorecido a lo que en origen era un paso adelante de la institución provincial en la democracia participativa. Aquí lo he comentado en varias ocasiones: No podemos seguir anclados en el modelo de votar cada cuatro años y olvidarnos de nuestros gestores - y en muchos casos ellos de nosotros - hasta la próxima convocatoria electoral. Queremos, podemos y debemos participar de la política, y la Diputación, en una actitud que le honra, se atrevió a convocar una votación popular en su página web para que, el que desease participar, lo hiciese. Hasta aquí todo bien; luego la cosa se ha torcido, y de qué manera. Estamos a punto de sacar la urna de toda la vida al vestíbulo del palacio, y si se hace caso de lo que pretenden algunos puede que los votos se cuenten con un ábaco. Por si acaso.

No debería convertirse un fallo por inexperiencia en la coartada perfecta para los que siempre miran al pasado con cierta añoranza. Poder participar de las decisiones que toman las administraciones es algo tan lógico en la evolución de la democracia como necesario para su salud. Claro que los políticos están ahí para algo, y para eso cobran, pero cada día será más complicado no dar salida a tantas voces que quieren aportar. Tarde o temprano llegará el día en el que no se podrá mirar para otro lado. Si los medios de comunicación y las empresas ya hace tiempo que se han dado cuenta de que la participación provoca implicación y sentimiento de pertenencia, además de mejorar sustancialmente los procesos para evolucionar el producto, nada impedirá que las administraciones públicas hagan también su particular travesía del desierto para llegar a implantar modelos fiables que eviten cornadas periodísticas por estar fuera de sitio.

Un ciudadano es un miembro de una comunidad. Para serlo con todas las letras se debe tener el derecho y la disposición de participar. La misión de la administración es habilitar los escenarios en los que esa actitud de colaboración sea posible y beneficie a lo común. Gracias a las herramientas de la web social esto se convierte en algo sencillo, aunque no por ello menos serio y respetable que lo tradicional. Pensándolo bien, en algún momento de nuestra historia la urna también fue una nueva filosofía que a muchos les costó asumir...


Publicado en | Diario Palentino. Edición impresa | Lasideas.es



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers