miércoles, 21 de octubre de 2009

El cargo de ciudadano

Hay una frase que me encanta y además corona uno de los blogs políticos palentinos más conocidos: "En democracia, el mejor cargo es el de ciudadano". Siempre he tenido la sensación de que en este país ejercemos muy poco esa condición, dejando todo en manos de aquellos que elegimos cada cuatro años sin volver a pedirles cuentas hasta la próxima convocatoria electoral. Algunas administraciones públicas, gobernadas la mayoría desde la izquierda, se están empeñando en reclamarnos atención y colaboración para participar en la gestión de los asuntos que a todos nos conciernen, aplicando las nuevas reglas de lo que han llamado Open Goverment. El éxito de esta nueva forma de entender la política desde el gobierno, sea un Ayuntamiento o La Moncloa, vendrá derivado de la capacidad de los políticos para no sólo ofrecernos las herramientas necesarias para participar, sino de la utilidad que veamos en ello para ayudar a mejorar nuestras vidas en el día a día.

Mientras todo esto ocurre en las torres de marfil que alojan a los que rigen los destinos de la patria - o la ciudad y provincia - algunos vecinos hacen la guerra por su cuenta para no entregar todo el espacio a los políticos. Algunos se empeñan en ejercer el cargo de ciudadano con todas sus consecuencias y, en vez de esperar a que desde el ayuntamiento de turno nos abran un foro para poder protestar a gusto, utilizan el amplio arsenal que ya existe en la web 2.0 para iniciar sus pequeñas luchas. Éstas son las que, con toda probabilidad, acaban convirtiéndose en grandes victorias.

Ciudadano Apestado es una iniciativa de un buen amigo. Hugo García se ha empeñado en denunciar el abandono al que están sometidas amplias zonas del centro de Madrid, con la plataforma que le brinda Facebook y el poder de las fotografías que muestran ese deterioro. Otros como él, hartos de la situación, se suman a la batalla aportando sus testimonios escritos y gráficos para retratar la dejadez en la que se encuentra la calle en la que viven. Ahora que la política no pasa por sus mejores momentos y los políticos no son capaces de dar respuesta a los problemas diarios que sufrimos los que cada día vivimos la realidad en su máxima expresión, son los ciudadanos los que recogen el testigo de la acción para llamar a la movilización y desterrar la apatía. Comenzamos a ejercer el cargo, participamos, y ahora sí tenemos las herramientas necesarias para hacerlo.


2 comentarios:

Grupo Moby dijo...

Gracias por hacerte eco de Ciudadano Apestado. En mi caso, no tomo el cargo de ciudadano como un derecho, sino casi como una responsabilidad. Y ello no sólo conlleva ser cívico, pagar mis impuestos, votar en las municipales... si no también denunciar todo aquello que no funciona bien, y en la medida de mis posibilidades intentar llamar la atención de la Administracion sobre estos asuntos (tarea titánica, por no decir perdida si hablamos del Ayto de Madrid).
En cualquier caso espero que la web 2.0 sea un acicate más para que la voz de la calle llegue al despacho de turno.
Gracias de nuevo!!

Anónimo dijo...

¿ Alguien me puede explicar por que en los presupuestos generales del estado ( de España) hay una partida presupuestada – valga la “ rebuznancia”- destinada para montar un centro de ayuda para gays y lesbianas en Zimbabwe?. Leer los P.G.E. creía que era un coñazo , pero resulta de lo más hilarante... que se puede hacer con los impuestos de uno con el cargo de " ciudadano". Me ha encantado tu exposición. :)

Search

Recibe los nuevos artículos en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Seguidores

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batall...

Con la tecnología de Blogger.
Ver el perfil de Ion Antolin Llorente en LinkedIn