sábado, 7 de noviembre de 2009

Déjala respirar

En los días en que las imágenes de la caída del muro de Berlín invaden televisiones y copan las fotografías de portada en la prensa, en ningún otro lugar del mundo como en Cuba se hace realidad el fracaso del sueño comunista. Mientras el régimen de la isla sigue despertando entre muchos la simpatía ganada durante la revolución, la podredumbre se ha apoderado desde hace mucho de la esencia que encerraba la idea por la que tantos cubanos siguieron a Fidel Castro en su lucha contra la dictadura. El secuestro sufrido por Yoani Sánchez no deja de ser una más de las agresiones a la libertad que se producen en el paraíso del pueblo, y como bien dice mi buen amigo Paco Frechoso en Twitter, va siendo hora de que muchos muestren su opinión sobre lo que allí ocurre. Yo lo hago hoy, y de esta forma comienzo a purgar muchos años de silencio. Ser cómplice, mirar para otro lado, es algo que nos convierte en seres tan mezquinos como los que dan las órdenes. Esos que señalan a quién y cuándo hay que purificar. Los que definen la línea que convierte la libertad de expresión en una agresión a la revolución. Los que elaboran la lista de ciudadanos cubanos que deben ser sometidos a la humillación dentro de coches amarillos de fabricación china. Los matones son hoy títeres a sueldo de los que han prostituido los conceptos que les llevaron al poder para poder disfrutar de mejor posición y vida que el pueblo al que querían liberar. Para ser comunistas, han terminado ejerciendo el capitalismo mejor que muchos de sus vecinos del norte. El sueño cubano es un cargo en el partido para comenzar la progresión vital a base de silencio y cabeza baja. Eso es garantía de triunfo social en la isla. Los que aspiran a otra cosa tienen los asientos traseros del coche por destino. Uno de los garantes de la revolución que secuestro a Yoani dijo a sus compinches "déjala respirar", viendo los golpes y la presión a la que sometían a la mujer. Sin quererlo, el pobre diablo convirtió su frase en un alegato por la libertad. Dejadla respirar, sí. Cuba se lo ha ganado.


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers