domingo, 22 de noviembre de 2009

El regreso de los olvidados

Reportaje que firmamos José María Díaz y un servidor, en El Norte de Castilla.

En los archivos de la antigua Unión Soviética que viajan hacia España se encuentran documentos inéditos del escritor palentino César Muñoz Arconada.

En la primavera de 1939 Barcelona era un caos provocado por la desbandada republicana. La Guerra Civil estaba en sus estertores, y cientos de miles de personas buscaban transporte para huir a países considerados amigos o simplemente iniciaban la marcha a pie hacia la frontera francesa. Cuesta imaginar el ambiente de miedo y decepción que se respiraba en los últimos territorios bajo dominio del gobierno de la II República Española mientras las tropas nacionales estrechaban el cerco. En medio de ese desconcierto general, un palentino en particular iniciaba su viaje al exilio, del que nunca volvería.

César Muñoz Arconada nació en Astudillo el 5 de diciembre del año 1898. «Soy natural de Castilla. De la alta Castilla de tierras incultas, secas, duras, cocidas de sol y sed. A pesar de todo el aditamento que se me dio, no puedo disimular mi ascendencia campesina...», escribió en 1936 en un artículo titulado 'Autobiografía'. Comienza su periplo en el exilio con un breve paso por campos de concentración en Francia, para recalar finalmente en Moscú, antes de la celebración del Primero de Mayo de 1939. Allí, contrajo matrimonio con la también exiliada española María Cánovas, cuyo dominio del idioma ruso le sería de gran ayuda. Fallecería en esa misma ciudad el 10 de marzo de 1964.

La vida de Arconada estuvo ligada desde muy joven al periodismo y la literatura...


Enlace al reportaje completo en El Norte de Castilla



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers