lunes, 4 de enero de 2010

La red no se olvida de los secuestrados

Salvo contadas excepciones marcadas por algún hecho noticiable, la cobertura mediática del secuestro de los tres cooperantes españoles en Mauritania no ha tenido el eco que sí consiguió el cautiverio de los marineros del pesquero Alakrana. Puede que estemos aprendiendo la lección, aunque hemos asistido a lamentables excepciones en forma de barbaridades dichas y escritas por los habituales miembros de la corte opinadora más rancia. Alguno venía a decir que lo que les había pasado a nuestros compatriotras se lo merecían por hacer turismo de aventura. Con un "convertís en héroes a esos pijos" e insultos propios de cualquier antro de whisky barato y navaja al cinto, podría resumirse el profundo pensamiento de los que reflexionaban -por llamarlo de alguna manera- sobre la conveniencia de acudir a países complicados para ayudar a los que necesitan de nuestra solidaridad. Al menos ya sabemos lo que entiende por pijo una japonesa. Lujo asiático. Puede que sea un nuevo contenido que deberían incluir en su particular educación para la ciudadanía. La solidaridad no es mala del todo, mientras no pongas en riesgo tu pellejo. En ese caso, dejemos el tema para los misioneros.
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers