domingo, 28 de marzo de 2010

El #manifiesto sigue vivo

Varios bloggers preparan la reunión con el Ministerio de Cultura. 

Desde aquellos días de diciembre en que el #manifiesto corría por blogs, Twitter y Facebook, saltando a las portadas de la prensa nacional como ejemplo de rebelión internauta contra los ataques a la libertad de expresión en la Red, ha pasado mucho tiempo. Son apenas cuatro meses, pero parecen cuatro años. Y cuatro años no es nada, pero en esto es una vida. La unidad inicial de la mayoría de los que opinamos sobre ello, seguidos por cuatro o cuatro mil, ha sido un bonito espejismo muy alejado de la realidad, y el episodio de la reunión con los socialistas en Ferraz de varios firmantes del documento no ha hecho más que poner de manifiesto los serios problemas que tiene en nuestro país la representación de los usuarios de Internet.





Desaparecidas en la avalancha de opiniones diferentes las asociaciones que tratan de articular el movimiento internauta de manera formal, varios periodistas y bloggers intentan mantener el pulso a los creadores de la Ley de Economía Sostenible y sus redactores de apoyo enviados por el lobby de la industria cultural. En esa coyuntura fueron recibidos por una delegación del PSOE encabezada por Leire Pajín – algo destacable – y  contado en la prensa de una manera que daba a entender que la reunión era secreta, a pesar de ser conocida con carácter previo por más de un centenar de personas. Parecía que los asistentes habían entrado en el edificio por el garaje o, como comentaba a cuartopoder uno de ellos, algo parecido al suceso de Perpignan. Un encuentro de todo menos oscuro, que ya se había producido con otros partidos políticos, terminó pareciéndolo, y las fricciones en Internet surgieron como setas a los pocos segundos de publicarse la noticia. Nada nuevo, ya que las opiniones sobre la ley son tantas como internautas pululan por la web 2.0 española.

Utilizar las mismas armas que llevaron a La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos a introducir sus aspiraciones en el texto, es un síntoma de madurez del movimiento internauta, pese a las críticas recibidas por quienes están dejando su tiempo y esfuerzo en esta batalla. Algunos de ellos con más de una década a sus espaldas en las mismas trincheras a las que ahora se lanzan otros con más ganas que criterio. Usar la influencia personal, armarla en un colectivo más o menos reducido para llegar hasta quienes tienen capacidad de decisión, y después plantear unas exigencias lógicas y posibles, son decisiones tan naturales como escasas en los últimos meses, donde parece que con poner de vuelta y media a la SGAE uno ya tiene ganado el título de Juana de Arco de la Red. El planteamiento con el que algunos de los firmantes del manifiesto acudieron a la reunión es razonable y permite continuar con el diálogo abierto. Dinamitar los puentes, recurso utilizado cuando se está en medio de una huída, es práctica habitual de ciertos opinadores, pese a que las ventajas de esa actitud de cara al objetivo final estén por demostrarse.

Lo que queda para la reflexión es que la Ley de Economía Sostenible y su Disposición Final Primera caminan con paso firme hacia su aprobación en el Parlamento, y aquellos que se dedican a tratar de hacerla más garantista, arriesgando en ello mucho para ganar bien poco, son arrojados a los pies de los caballos por los que han hecho de la disputa sobre este tema un objetivo en si mismo. El manifiesto sigue vivo en la voz y las gestiones de los que participaron en su gestación, y eso debería ser considerado una oportunidad, más que un problema.

La imagen es del Flickr de Jesús Encinar
Artículo original en cuartopoder


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers