martes, 4 de mayo de 2010

El derecho de Zarrías

Pese a ser una decisión que debe tomarse para mayor gloria de la política y decencia personal, la dimisión no es precisamente la actividad más practicada por aquellos que deberían haber escogido ese camino hace tiempo. En esta España nuestra que ya comienza a barruntar el verano, son los menos dados a coger la puerta quienes piden a los demás su salida. Es fruto de la banalidad que se ha instalado en los discursos políticos que a diario sufrimos, donde da igual lo dicho el día anterior, porque al siguiente será lo contrario, y la cara del sujeto tras el atril no se inmutará lo más mínimo. ¿Por qué no dimite el presunto corrupto? Presunción de inocencia, señor, que se nos olvida. Ah, correcto. Pero ya que estamos y me pregunta, me gustaría pedir la dimisión de Gaspar Zarrías, por ir al acto de la Universidad Complutense en apoyo de ese metomentodo de Garzón. Dónde se ha visto. Todo un secretario de Estado.



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers