martes, 21 de septiembre de 2010

Tiempo de tormentas

Ha comenzado a llover. Siempre me dijeron que la lluvia limpia los cuerpos y purifica las almas. Viene a traer sensación de frescura a un ambiente saturado por el calor y la contaminación de un Madrid implacable en verano, sometido a la tortura de la canícula y el abandono de sus habitantes por destinos más placenteros... sólo en verano.

Pese a la lluvia, acompañada de su coral de truenos y relámpagos ávidos de protagonismo en momentos de tiempo cambiante, la sensación es que este largo y cálido verano continúa más de lo que debiese, quizás influido por las tormentas políticas que se han solapado en Agosto. Mes más dado a la apatía en ese ámbito, sólo era violentado por los segundos de a bordo, durante esas semanas al mando del barco y con renovadas ganas de protagonismo mientras cogían moreno junto al mar. Este año las cosas han cambiado.

Pero no se hagan ilusiones. Esto ya no parará. Hemos entrado en el tiempo político por excelencia: las campañas electores, con sus eternas precampañas, y ahora acompañadas de las excitantes primarias, que todo lo llenan y nada parecen solucionar, al menos de momento. Las municipales y autonómicas del año que viene, catalanas para acompañar un otoño caliente junto al Mediterráneo, o las primarias en Madrid como primer plato, forman parte de un menú que puede salirle carísimo al Partido Socialista. Los más duchos  en el noble arte del análisis político ya barruntan que además de pagar la cena, puede que también los del puño y la rosa tengan que aflojar el puro y las copas. Así de crítico lo pintan hasta los más devotos de la causa, quién sabe si comenzando el abandono del barco, mientras todavía toque la orquesta. 




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers