domingo, 10 de octubre de 2010

Las webs de la SGAE y el Ministerio de Cultura caen por un ataque coordinado

Cualquier página web tiene un límite de visitantes que no puede rebasar. Podríamos decir que es algo parecido al aforo de un estadio. Si no superamos las butacas existentes, todos verán el partido de forma cómoda. Si se venden más entradas de la cuenta, la situación se volverá más complicada, y si multiplicamos el aforo por ocho, y todos pretenden entrar a la vez en el recinto, lo más probable es que las puertas se cierren y el partido se suspenda. Algo así, pero conocido como ataque de denegación de servicio distribuido (DDOS), es lo que les está ocurriendo a las páginas de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE) y el Ministerio de Cultura.

A las nueve de la noche de ayer, y desde horas antes, era practicamente imposible acceder a ninguno de los sites. También la web de Promusicae ( Productores Musicales de España) tenía serios problemas en esos momentos. Un ataque DDOS, convocado por el grupo Anonymous y denominado “Operation Payback“, tumbó las sedes virtuales de ambas entidades en protesta por su política en materia de derechos de autor. “Nos obligan a tomar medidas drásticas cuando nos ignoran“, afirman en un comunicado los convocantes del ataque, reivindicando la “anarquía” y la “libertad de compartir“. Para lanzar un asalto de estas características son necesarios un numero enorme de ordenadores repartidos por todo el mundo, trabajando de forma coordinada. En muchos casos, los dueños de las máquinas desconocen que su computadora está participando en una acción de este tipo. Cuando esto ocurre, a estos ordenadores se los denomina zombies.




En Twitter, haciendo uso de la etiqueta #payback, muchos se felicitan por el hecho. “Es la única forma de llamar la atención por sus robos“, llegan a decir; “ánimo a todos los luchadores“, exclama otro usuario recurriendo a la retórica de la batalla. Los nuevos mensajes aparecen a una considerable velocidad, y en ellos se entremezclan los idiomas inglés y castellano, reflejo de la dimensión mundial que tiene la ofensiva, orquestada según diversas fuentes en el foro 4chan.com, uno de los mayores del mundo en el que no es necesario registrarse ni aportar ningún dato personal para poder participar. Este sería el refugio del grupo Anonymous, y el lugar en el que han colgado el manifiesto con la justificación de sus acciones.

Pese a la euforia que muchos muestran al conocer la noticia de que alguien ha hecho morder el polvo a la denostada SGAE, el flaco favor que con estos ataques se le hace a la imagen de Internet entre los ciudadanos menos cercanos a ella es difícil de cuantificar. Precisamente, cuando el miércoles conocíamos un estudio en el que se demostraba como las protestas pacíficas contra la Ley de Economía Sostenible habían calado de forma positiva en una gran mayoría de los universitarios españoles, hoy nos sorprendemos con un ejercicio que podríamos calificar –por qué no–, de violencia telemática. Tumbar una web e impedir con ello la libertad de expresión de sus propietarios no debería ser considerado una hazaña, por muy romántica que nos suene la evocación de Robin Hood en esta historia. De eso mismo, pretender el cierre sin juicio previo de páginas, se acusaba a los que hoy son víctimas.  Los actos de fuerza, la violencia, siempre demuestran la carencia de argumentos en aquel que hace uso de ella. En este caso, la situación es mucho más absurda, ya que sobran razones para criticar un modelo caduco e injusto con el usuario a la hora de recaudar los derechos de propiedad intelectual. Desgraciadamente, lo ocurrido ayer no ayudará en nada a una lucha que otros mantienen por cauces más democráticos.


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers