miércoles, 12 de enero de 2011

Cincuenta años no es nada

Debe ser como esa canción que se te mete en la cabeza y cuesta un imperio librarse de ella. Se apodera de tu mente, y ocupa los lugares que automáticamente dejamos libres cuando estamos inmersos en conversaciones que no nos importan lo más mínimo, o bien domina nuestro espíritu para imbuirnos con su filosofía. Debe ser terrible convertirse en zombi. Un cuerpo humano dominado por esencias que ya estaban obsoletas incluso antes de tu nacimiento, convertidas en dueñas y señoras del organismo para hacer y deshacer a su antojo.

Los cachorros de ETA son ahora los jefes de ETA. Los que tomaban a partes iguales biberón y cóctel molotov mandan en lo que ellos creen un movimiento de liberación, aunque para el resto del mundo mundial sólo sea una banda más de atracadores y asesinos. Muy parecida a estos grupos organizados que llegaban de los países del este, formados por exmilitares, para causar el pánico en las urbanizaciones de lujo. Estos delincuentes que llegaron del frío al menos tenían la excusa de una guerra fraticida a sus espaldas y la pérdida de toda esperanza en un futuro que no fuese el delito. Nuestros libertadores vascos crecieron con todas las ventajas de una sociedad libre y en pleno bienestar, siendo su mayor aval para el avance en el escalafón borroko tener un primo segundo en la cárcel. Así se ganan los galones en la nueva ETA.




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers