lunes, 17 de enero de 2011

De las odiosas comparaciones entre Torrejón y la trama Gürtel

Trinidad Rollán / PSM

La balanza que mucha veces se utiliza en los medios de comunicación para compensar los rejones que se meten a los partidos políticos roza en ocasiones el esperpento. Parece que viviésemos una permanente campaña electoral de televisión pública, donde hace falta que cada formación política tenga sus minutos de gloria, independientemente de que la noticia a tratar no le interese ni a aquellos que tienen intención de votar a los protagonistas. Está ocurriendo en el caso de la que fue alcaldesa de Torrejón de Ardoz, Trinidad Rollán (PSOE), y los otros 13 concejales (nueve socialistas y cuatro del Partido Demócrata Español), condenados recientemente por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a no poder ejercer cargo público por delito de prevaricación administrativa.

Comenzando por el Partido Popular, que pretende equiparar en decibelios este asunto, en el que ninguno de los condenados lo ha sido por meter la mano en la caja, con la trama de corrupción más grande que ha conocido nuestro país, denominada Gürtel (Correa en alemán) en honor al apellido de unos de sus presuntos principales cerebros y asistente a convites de boda, Francisco Correa. El Bigotes no, el otro. Cualquier parecido entre ambos episodios es un ejercicio de política ficción digno de los cuentos de Isaac Asimov. Empezando porque todo apunta a que los socios que formaban parte de la trama vinculada al Partido Popular estaban en el negocio – presuntamente, que no hay que cansarse de decirlo – por llenarse los bolsos con dinero del contribuyente. De todos. El que pagamos con nuestros impuestos para mejorar la sanidad, el transporte público o la educación, por poner tres ejemplos claros. Parte de esa pasta que como buenos españoles abonamos cada año, terminó seguramente en algún coche deportivo, suelo radiante de mansión de lujo o un yate de mayor calado que el heredado. Una función que ha hecho caerse del escenario a todo un tesorero nacional del PP, al Secretario General del partido en Valencia, diputados en el Congreso, autonómicos,  y varios alcaldes, además de mantener en la cuerda floja a Francisco Camps, Presidente de la Generalitat Valenciana. Trinidad Rollán y el resto de concejales condenados estos días aprobaron un convenio para la construcción de viviendas destinadas a gente humilde. El TSJM lo ha estimado ilegal. Ese ha sido su delito, pendiente de recurso ante el Tribunal Supremo. Nadie se llevo un euro de los ciudadanos a su casa. En ningún momento hubo enriquecimiento personal.




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers