domingo, 27 de febrero de 2011

Palabra de periodistas

Escribir sobre el libro de un amigo, compañero y socio es algo complicado. Uno puede pasarse de adulador, quedando la cosa bastante falsa, o por el contrario sobrarse en la crítica para que nadie te tache de favoritismo. En este caso, y si ustedes seguían el blog de Pedro de Alzaga que ha servido de base para editar la publicación, entenderán que los halagos están más que justificados.

Ha recopilado Alzaga en su libro las entrevistas más importantes que realizó a los que él consideraba protagonistas del cambio que estaban viviendo los medios de comunicación. Es la historia de lo que fue un proyecto que se inició en la web del diario ABC como blog, y se ha presentado hace bien poco en el papel de toda la vida. Como explica el propio autor, “este libro nace a raíz de una crisis. Contretamente, de la crisis de las empresas informativas, que en 2007 empezó a dar sus primeros zarpazos y a enviar a las colas del paro a decenas de miles de periodistas en todo el mundo”. Fue su caso, y junto a él dejo en la calle a cincuenta profesionales que desarrollaban su labor en la edición digital del diario ADN. También fue el detonante para el inicio de un proyecto que durante casi un año le llevó a buscar fuera de nuestras fronteras, en el afán de articular un discurso menos catastrofista sobre la profesión periodística –a pesar de los tiempos que corrían–, buscando las luces al final de los diversos túneles en los que poco a poco se había visto inmerso el gremio. Todo se materializó en La palabra escrita, un homenaje reivindicativo “en honor al instrumento del que habíamos vivido todos los profesionales de la prensa y en desafío a un mundo audiovisual que cada vez se hacía más presente”, escribe Alzaga.





Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers