domingo, 13 de febrero de 2011

Un país en la tertulia

Cada noche, con puntualidad británica, se dibujan las líneas de un país que no existe. Se usa el trazo gordo para crear fronteras, en lo moral y sobre el terreno, convirtiendo en valor la diferencia y marcando al diferente. El estado de excepción comienza cuando anochece, para multiplicarse en las conversaciones de barra de bar al día siguiente. Es el retrato de una España difícil de reconocer en el día a día, asumida con naturalidad en una espiral que no termina hasta ver quién dice la más gorda. Si fuese una partida de mus, todo serían órdagos. El matiz, la reflexión o el análisis quedan para los sesudos izquierdistas atacados con saña. El premio cada noche es para el exabrupto y el argumento ventajista que más daño haga a las conciencias de televidentes despistados que por casualidad pasen por el canal. El resto están convencidos, y de qué manera.

Entregados a esa España de tertulia, muchos deciden librar la guerra por su cuenta. Siempre ha existido ese español que se cree llamado a un destino mayor que el de su propia labor. A uno lo sufrimos durante casi cuarenta años. Ese español de pura cepa está por encima de leyes y normas, porque escucha cada noche la llamada de la moral para vencer así la resistencia al civismo que el resto de los ciudadanos de este país practican con la convicción del demócrata. Reclamado para evitar la consumación del programa marxista de José Luis Rodríguez Zapatero, no duda en ponerse el primero en la fila de los que marchan contra la horda roja. Reeducado en la nueva religión de los derechos en ausencia de deberes. Es el fusilero sin miedo que caerá sin remisión con el orgullo por bandera, soñando con el legado de su ejemplo martir y la recompensa que recibirá en forma de loas de aquellos mismos que con sus palabras le lanzaron a la batalla.




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers