domingo, 27 de febrero de 2011

Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas Españolas

Para Esteban González Pons vivimos en la URSSE. El otro día, con la tranquilidad que da saber que en este país nuestro ya puede decirse a cámara lo que a uno le venga en gana sin pasar por la reflexión previa o el lógico procesamiento de las palabras en el cerebro, aseguró sin cortarse un pelo que esto de rebajar la velocidad en las autovías a 110 km/h es una medida “soviética. Supongo que para él la decisión se tomó en el Presidium del Soviet Supremo y no en lo que las democracias como la nuestra llamamos Consejo de Ministros.

La horda roja, que se apoderó de nuevo de España hace siete años, sigue gobernando apoyada en una mayoría parlamentaria y los votos que recibieron de los ciudadanos. ¡Sacrilegio! Hay más gritos (¡Improvisación!) convertidos ya en lemas de una oposición de pandereta que sólo tiene la oportunidad de acceder al gobierno de la nación gracias a una crisis económica terrible, generada en una concepción del mundo que ellos mismos apoyan sin paliativos, y la fidelidad de sus votantes, que una vez más harán oídos sordos a los casos de corrupción que azontan al Partido Popular desde los cuatro puntos cardinales del país. Gürtel es algo relacionado con la ciudad alemana de Colonia, el velódromo de Mallorca una instalación deportiva de uso popular, además de barata, y la escobilla del baño de Jaume Matas un utensilio en el que un ciudadano de clase noble no puede escatimar gastos, dado el alto uso al que está destinado. Suma y sigue, como hacía Correa, presuntamente.



Lo verdaderamente triste de este asunto es como en el primer mundo – curioso apelativo nos pusimos – nuestra preocupación se limita al precio de la gasolina mientras en Libia y medio mundo árabe la gente muere tratando de conquistar su libertad. Nosotros ya hemos dado un paso importante: vamos a dejar de venderle armas a Gadafi. Al menos la conciencia reposará tranquila. De meterle esas mismas armas por el recto para que no siga masacrando a su pueblo, ni una palabra. Cada uno debe buscar su camino, es la conclusión a la que hemos llegado. ¿Igual que Sadam? Al dictador iraquí le buscaron el suyo, que terminó ahorcado con juicio previo televisado a todo el mundo. Las formas lo primero, o lo segundo, tras el petróleo.

Mientras en nuestros cómodos estados del bienestar seguimos tensos y preocupados por nuestros derechos porque no podemos darle zapatilla al coche en la carretera (tiene bemoles la cosa), a unos pocos centenares de kilómetros de nuestras costas la historia contempla a los valientes y les llama a dar el paso adelante. En nuestro país, donde además de una persona, un voto, tenemos el dudoso honor de progresar hacia una persona, un coche, ya no damos un paso al frente ni para ir a por el pan. Dependemos de combustibles que nos vende un cada día menos poblado club de dictadores cuyos pueblos van a poner en su sitio. El lugar contrario en el que occidente les ha sustentado durante años. Menos mal que con nosotros no va nada, porque para González Pons no estamos en eso de la OTAN, sino que el temido vaticinio de los temerosos de Dios y cruzados se ha cumplido, y ya formamos parte del bloque soviético. Me bajo a comprar el Pravda.




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers