lunes, 23 de mayo de 2011

Utopías, pragmatismo y democracia real



Una vez abiertas las urnas, contados los votos y proclamados los resultados provisionales, esto es, la expresión máxima de una democracia que se precie, el panorama tras muchas concentraciones, asambleas, comisiones, llamadas a la revolución y a verdaderos cambios, es un triunfo total de la derecha política en España. El Partido Popular, que acoge en su seno a todo el espectro conservador del país, desde los devotos del Tea Party americano hasta los tímidos centristas arrinconados en la formación, ha arrasado a la izquierda en todas sus versiones. El movimiento social se habrá hecho con la calle, pero a la hora de introducir las papeletas, una vez más, la movilización de los fieles al Partido Popular ha sido de libro. Serán sus alcaldes y presidentes de comunidades autónomas los que cambiarán las cosas, según su criterio, y no el espíritu emanado de las protestas del #15M. Como mínimo, debería llamar a la reflexión sobre algunas cosas.

Por ejemplo, el excesivo celo de los indignados por aparecer como apartidistas y totalmente neutrales en el proceso electoral, en vez de analizar los programas de los partidos políticos y señalar claramente hacia quién debería dirigirse ese voto. Muchas de las propuestas y reflexiones que estos días se han oído en boca de los portavoces de turno y las pancartas de la Puerta del Sol están en los programas políticos de algunos partidos que se presentaban a estas elecciones. Tomar la calle y las redes sociales, salir en los informativos de televisión, protagonizar los de radio y copar las portadas de los diarios es un triunfo con pocos precedentes; no utilizar todo ese potencial para enviar un mensaje claro a la sociedad, como si pedir el voto para un determinado partido político, o varios, fuese algo sucio, ha dilapidado una oportunidad real de mover algo en las urnas. Se pide cambiar la ley electoral, pero no pocas cosas importantes se han conseguido con la actual. ¿Qué partidos llevaban en su programa modificar como se hace el reparto actual de escaños? Varios. Su resultado de hoy: sin influencia en el global. Quizá convenga dar respuesta a más preguntas, además de porqué se acampa en la plazas. Por ejemplo, cómo se consiguen esas cosas que se oyen en los lemas coreados a lo largo de todo el mundo. La reacción, de momento, se ha quedado en las gargantas. No ha dado el salto, necesario, a un escenario real de cambio. Tras varios días en la calle, es el momento de la autocrítica ¿Por qué no? Se quiere cambiar tantas cosas, que el hecho de no haber conseguido nada despúes de que millones de personas hayan ejercido su derecho al voto, mientras miles que resiten en las plazas, parece motivo suficiente para cuestionar el método. No se puede echar a los mercados y a la ley electoral la culpa de todo. Ayer votaron personas, no fondos de inversión, con tanto derecho y legitimidad como los que piden más democracia desde el kilómetro cero.



Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers