sábado, 3 de marzo de 2012

De Megaupload a España, vía ‘ley Sinde’


El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, conversa con el presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE), Pedro Pérez, en presencia del titular de la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores (EGEDA), Enrique Cerezo (dcha.) y del presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho (ida), antes de iniciarse el III Encuentro Anual de los Productores Audiovisuales, el pasado día 1. / Ballesteros (Efe)


La famosa, polémica y para algunos peligrosa Ley Sinde, que ahora gestionará el nuevo ministro del ramo, José Ignacio Wert, ha entrado en vigor. Parecía que nunca llegaría el momento, pero el recorrido del texto legislativo, vista la decisión con la que se apoyó por el anterior Gobierno y por el actual, no tenía otra salida. La industria de la música y el cine en España ha conseguido uno de los primeros y más sonados triunfos en nuestro país de la estrategia de lobby que tanto y tan bien funciona en Estados Unidos. Plantearon esta guerra con tiempo, batalla a batalla, y mucho mejor que una legión de contrarios a la ley desorganizados y faltos de un liderazgo claro. La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos centralizó los trabajos para sacar adelante una norma que pusiese en dificultades a los que se están forrando con páginas web que enlazan a contenidos musicales y cinematográficos que no son de su propiedad, y aquí la tenemos… ¿Servirá de algo?

Lo primero que no debe pasar es que sirva para cosas que no están en su espíritu. Nadie puede montar un chiringuito telemático con miles de enlaces a películas y series, poniendo publicidad para ganarse unos buenos duros con lo que otros han creado. Ya, lo sé. Sólo son enlaces, no albergan el contenido en sus servidores, con esta ley llevada al extremo se podría cerrar incluso Google… Correcto. Por eso debe servir ésta para su propósito, lógicamente, que no es otro que terminar con el expolio que sufren músicos, cantantes, directores de cine, productores… Tampoco me vale decirles como se tienen que ganar el dinero. Su modelo de negocio es obsoleto y abocado a un final próximo, pero ese es su problema. Por esa regla de tres deberíamos entrar en estampida en las tiendas de discos y llevarnos el género sin pagar un céntimo. ¿Terminarán viviendo de los conciertos? No lo sé. Es complicado representar las películas en directo, sobre todo si lo que nos gusta es que tengan muchos coches ciclados -al igual que los actores- con carburantes especiales y efectos del mismo corte, a tenor de lo que manda en taquilla.




Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers