miércoles, 22 de agosto de 2012

El cumpleaños de Fidel

Una mujer lee la prensa oficial en La Habana / Ion Antolín


El día en que Fidel Castro cumplió 86 años fue una jornada como las demás en La Habana. La mayoría de parroquianos, apostados en las puertas de sus casas, comentaban la longevidad del comandante, y bajo sus palabras podía atisbarse ese punto mínimo de ironía en el que reside un deseo para que esta onomástica sea la última. El más atrevido de todos, joven, teorizaba sobre la posibilidad de que el líder revolucionario estuviese ya criando malvas, y esos mensajes que solían emitir por la televisión de la isla fuesen el testamento audiovisual de Fidel, al igual que los artículos - “reflexiones” - que aparecen en el diario oficial Granma. En estos últimos, el barbudo ensalzaba la figura de Erich Honecker como la del mayor revolucionario alemán que había conocido. Arriba. Hasta de esto se ríen ya los cubanos de a pie.




 
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers