martes, 7 de agosto de 2012

El viaje de Ridley Scott hacia las preguntas




Prometeo robó el fuego de los dioses para regalárselo a la humanidad, de la que se sentía protector. Con esa acción se ganó  la ira de Zeus, y jugar a ser deidad no quedó impune. Ridley Scott prendió la mecha de la nueva ciencia ficción en el cine con una sola película: Alien. Una cinta de terror claustrofóbico en la inmensidad del universo que encumbró a Sigourney Weaver y cambió la forma afrontar este tipo de historias. Con el paso de los años Alien y su octavo pasajero han entrado en la leyenda, y el último trabajo de Scott, Prometheus, aprovecha ese tirón para presentarse ante el público como una precuela de esos sucesos, ocurridos a bordo del cargero espacial Nostromo después de que la computadora central desviase su ruta para atender a una señal de radio desconocida, tal y como marcaba el protocolo fijado. 








0 comentarios:

Search

Recibe los nuevos artículos en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Seguidores

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batall...

Con la tecnología de Blogger.
Ver el perfil de Ion Antolin Llorente en LinkedIn