jueves, 16 de agosto de 2012

La revolución de Yoel

Vista desde el malecón de La Habana / Ion Antolín

Yoel tiene un bici-taxi, el enésimo invento de los cubanos para buscarse la vida en los malos tiempos que duran ya demasiado. Espera a la puerta del hotel a algún turista con ganas de visitar los lugares más conocidos de La Habana, y con pocas ganas de hacerlo andando. Soy su hombre. También conoce algunos sitios más oscuros, aunque guarda un silencio prudencial sobre los mismos. Tiene veinticinco años, está casado y fruto la unión trabaja para dar de comer a un hijo - y otro en camino - con la suficiente edad para encapricharse de los juguetes caros que ve en tiendas destinadas a personas con mejor estrella, al menos en lo económico. A Yoel, ante la mirada del niño, sólo le llegó para un balón de fútbol. Comentamos nuestra esperanza en que el crío le salga futbolista, y haga su particular revolución en casa del conductor. Le enviaré vídeos de Messi, entre otras cosas, y esperaremos pacientes a que el chaval, esquivo ante el escrutinio del extranjero, rompa a tocarla como lo hace el segundo argentino más conocido en Cuba.






 
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers