viernes, 12 de octubre de 2012

Kevin Poza, el campeón humilde

Podríamos recordarte por tus victorias, o por esas carreras increíbles con las que nos hiciste disfrutar y que no terminaron con tu foto en lo más alto del podio. Podríamos echar la vista atrás y dibujar tu figura al volante, con esa conducción sobre la pista que hizo que tantos y tantos ojos se posasen sobre ti para augurarte una de las carreras más prometedoras para un español en el mundo del automovilismo. Podríamos coger el campeonato de España, el de Andalucía, tu lucha implacable por el mundial… Podríamos imaginarte aquí, junto a nosotros, por todos y cada uno de esos momentos de una carrera tan brillante como precoz, y, sin embargo, lo hacemos por otras cosas: por tu humildad en la victoria, por ejemplo, que es cuándo se demuestra el carácter y los genes de ganador que llevabas dentro. Por esa sonrisa tímida ante las cámaras y la picardía de tus comentarios cuando el objetivo no te apuntaba. Por la devoción que sentías por tu familia y amigos, y por como lo demostrabas cada día. Por el orgullo con el que te miraban tus padres, y todos, en la certeza de estar contemplando más que a un campeón sobre la pista, a una buena persona en la vida. La carretera, mucho más traicionera que los circuitos, te ha apartado de nosotros en solo un instante. En el dolor que hoy sentimos por no tenerte cerca, buscamos un lugar en nuestros maltrechos corazones para la esperanza. Si hay sitios mejores que este, tú, Kevin, estás llamado a ocupar un lugar de privilegio en ellos. El mismo que ocupaste tantas y tantas veces, en lo más alto, al final de muchas carreras. La vida nos aguarda con sorpresas desagradables, igual que la competición, pero el premio final es el que merece la pena, y ese lo habías ganado hace tiempo. Como no podría ser de otra manera, te has ido dando vida. Ayudando a que otros puedan seguir adelante. Lo hiciste siempre. Vamos a mirar tus trofeos, y tus fotos, y lo haremos con pena, sí, y con una sensación terrible de vacío. Pero tranquilo. Seguiremos adelante para honrar tu ejemplo e imitar todo aquello que hizo de tu vida algo sencillamente maravilloso. Estarás orgulloso de nosotros, y volveremos a vernos para animarte desde el muro en el que residen las ilusiones y del que jamás se podrá borrar tu nombre. Hasta la vista Kevin. Hasta siempre, Campeón.


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers