miércoles, 28 de noviembre de 2012

Palencia no espera a su jeque



Las tardes de fútbol en el antiguo estadio de La Balastera solo eran aptas para valientes y verdaderos aficionados al fútbol. El invierno en esa pequeña bombonera en la que jugaba el CF Palencia caía con fuerza sobre los cuatrocientos o quinientos espartanos que trataban de ver un partido de Tercera División entre una niebla que impediría aterrizar aviones en el aeropuerto de Barajas. La manta y el carajillo se convertían en los mejores aliados para soportar los grados bajo cero y, por qué no decirlo, muchas resacas habituales en domingo. Allí se vivieron ascensos y descensos en las categorías humildes del fútbol español, celebrados por los aficionados como si de trofeos europeos se tratase. Las noches de la capital palentina eran testigo de la alegría por subir a Segunda B, y nos devolvían al sueño de los grandes años, cuando la primera división estuvo tan cerca. Es el legado de una afición que hoy, con un flamante estadio de diseño que siempre se queda grande salvo en contadas ocasiones, lucha por mantener a su equipo ya no en la categoría actual, sino en la lucha por su supervivencia.







 
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers