viernes, 25 de enero de 2013

Barack Obama: El límite es la utopía


Barack Obama no volverá a hablar en el escenario que ayer le acogió de nuevo como Presidente de los Estados Unidos. Las escaleras del Capitolio ya esperan, dentro de cuatro años, al sucesor del primer presidente negro en la historia del país, que llegó al cargo arrastrado por una ola de esperanza pocas veces conocida por aquellos lares, y se encontró con la amarga realidad de una crisis económica también sin precedentes, guerras heredadas y una oposición frontal por parte de una facción del Partido Republicano que ha llegado a insinuar que no nació en Estados Unidos.

Y cuando menos se esperaba del presidente, en tiempos duros de pragmatismo y frustración, Obama volvió a reconocerse a sí mismo con un discurso marca de la casa, como aquellos que le llevaron a la Casa Blanca entre carteles de colores con la palabra hope (esperanza). Pocos temas sociales dejó Obama sin tocar, como por ejemplo los derechos de los homosexuales. “Si realmente somos creados iguales, el amor que cada uno le ofrece a otro también debe de ser tratado por igual”, afirmó frente a la estatua de Abraham Lincoln. Antes, había jurado su cargo sobre una biblia que perteneció a este presidente, y otra de Martin Luther King. Los 150 años que han pasado desde la Guerra Civil americana y la figura de Lincoln planeaban sobre la capital mientras Obama, palabra a palabra, parecía buscar su sitio entre los grandes. El espacio en la memoria común de una nación que no quiere merecer solo por el color de su piel.






 
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers