miércoles, 16 de enero de 2013

En tierra hostil





Era una mañana más. Los dos niños se levantaron pronto y remoloneando todo lo que pudieron. Su madre ya tenía preparado el desayuno, y la casa estaba impregnada de olor a café, ese líquido elemento que su padre necesitaba tomar en una cantidad considerable para que su cerebro se activase a esas horas. Después de asearse y comer, cargaron en sus mochilas lo necesario para otro día en el colegio. La sospecha de un examen sorpresa planeaba en su clase durante toda la semana, y se habían preparado lo justo por si a su profesor de matemáticas le asaltaba la idea de ponerlo aquel día. Pensando en haberle ganado unos minutos más a la cama, montaron en el coche camino de la escuela.

En la otra punta de la ciudad, un joven mantenía una agria discusión con su madre. Los vecinos solo acertaban a escuchar los gritos del muchacho, cosa que por otro lado se había convertido en habitual al menos dos o tres veces cada semana. Poco se sabía del padre, que se sumó un buen día a esa cofradía de los que fueron a por tabaco y se quedaron por el camino. La discusión subía de tono, no tenía pinta de terminar pronto. Sin embargo, un fuerte portazo indicó al vecindario más cercano que la bronca había llegado a su fin. El chaval abandonó el hogar, ya en silencio, armado hasta los dientes con el arsenal que llevaba contemplando a escondidas desde hacía años, pese a la prohibición expresa de su madre. Era la única herencia que habían recibido del fumador desaparecido.







Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers