miércoles, 27 de febrero de 2013

El meteorito y la Guerra Fría



Tienen que pasar cosas extraordinarias para que valoremos en su justa medida lo ordinario de nuestra existencia. Lo pequeños que somos en un universo de unas magnitudes que nuestro cerebro, por complicado que sea, todavía no acierta a comprender. Pese a nuestra soberbia patológica y lo enamorado que ha estado el ser humano de sí mismo a lo largo de la historia, no podemos escondernos de nuestra insignificancia. Una piedra de quince metros llegada del espacio nos puso hace bien poco en nuestro sitio. Y de qué manera.






Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers