martes, 24 de diciembre de 2013

5 sencillos consejos para sobrevivir a una cena familiar



Ya estamos en Navidad, y llegados a este punto es la hora de dar salida a la gran orgía del consumo familiar. Carnes, pescados, consolas, chándales... Ningún sector productivo se salva de la masiva llegada de ciudadanos ávidos de gastar para pasar las fiestas en condiciones. The walking compradores. Unidas a estas fechas, de forma indivisa, se encuentran las cenas familiares. Por lo general son tres los acontecimientos en los que primos, hermanos y demás familia se juntan para dar buena cuenta de las viandas y cantar las alabanzas: nochebuena, fin de año y la noche de reyes. Tres conjunciones planetarias que muchas veces terminan en las páginas de sucesos de los periódicos, por diversos motivos. Otras la sangre no llega al río y solamente hay que lamentar retiradas de palabra que duran años, o indigestiones históricas. Bien lo sabe mi cuñado, que es médico y le ha tocado hacer guardias en estas noches... de paz . Si quiere pasar por estos trances de una manera tranquila y sin lamentar dramas de ningún tipo, estos cinco consejos pueden ser de su ayuda. Vamos con ello.




1º La suegra es la que manda

Si tenía pensado llegar a casa de su suegra para la cena y ponerse a cocinar esos carabineros que le quedan tan ricos, ricos, olvídese. La democracia no ha llegado todavía a la casa de la madre de su esposo o esposa. Siéntese a la mesa, coma lo que le den, cante cuando se lo digan y no haga gestos al hincarle el diente a algo que no le agrade. Avisado queda.

2º No hable de política

Mire, puede que tenga usted en su interior ese político en potencia que nos sale en el bar, o en este tipo de cenas, pero no es el momento. El parlamento de Taiwan es una imagen que reproduce bastante fielmente la situación que puede provocar como se le ocurra defender a Zapatero, o decir que Rajoy recibió una herencia, y esas cosas que se escuchan en los informativos. Haber elegido muerte, porque lo que llegará después será mucho peor. Solo puede salvarle una cosa, y es coincidir en los argumentos... con su suegra.

3º No beba

En serio, no beba. Este consejo está directamente relacionado con el anterior. El vino afloja la lengua, y para los postres se verá usted en poder de la oratoria de los grandes estadistas del siglo pasado. De lo que no se estará dando cuenta es de que se le traba la lengua, dice cosas carentes de sentido, y además está hablando... ¡De política! Final fatal.

4º Deje hablar al Rey

Somos un país de tradiciones. Puede que para usted el mensaje navideño de Su Majestad sea siempre el mismo, como si alguien hubiese dejado la cinta en bucle. Da igual. Es un momento de unidad familiar frente al televisor, solo igualado por los partidos de la selección española de fútbol y el mítico concurso de Rosa en Eurovisión. No toque las narices diciendo que en no se qué cadena están poniendo cualquier otra cosa. Cuidado, cuidado.

5º Pierda a todo lo que se juegue

España es un lugar pintoresco en el que se condena por vicio el juego en público, pero a la que podemos sacamos los naipes, y el bingo que duerme el sueño de los justos en un armario perdido de la casa, y nos jugamos los cuartos con nervio y ansia. Eso sí, al calor del hogar. Es un buen momento para ocultar sus artes en el manejo de la baraja. Tener la habilidad de memorizar todas las cartas que han salido en la partida, y conocer el cálculo matemático para adivinar lo que llevan los demás en la última mano no queda bien en este contexto. El cinquillo es un buen refugio, ya que podrá perder hasta la dignidad sin que nadie le tome por imbécil. Su suegra disfrutará, sus cuñados se descojonarán de usted, sus hijos le mirarán con cara de “¿Qué estás haciendo? ¿No se te daba bien?”. Que el orgullo no le pueda. Los héroes se forjan en el sufrimiento de coyunturas adversas y grandes actos de contrición. Es lo que toca.

Hoy tiene usted la primera prueba. Nochebuena es la cena más peligrosa. Todo el mundo llega con nervios y ganas de agradar, por lo que hay que saber pisar el freno. Es como el partido de ida de una eliminatoria. Concéntrese en defender la portería, que todavía queda mucho partido por delante. Con estos consejos puede que incluso llegue al final de estas fiestas sin dejarse pelos en la gatera e incluso hablándose con toda la familia. Quién sabe, incluso puede que llegue a disfrutar. Si esta sensación llega, vuelva directamente, y con urgencia, al primero de estos consejos. Feliz Navidad...


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers