miércoles, 26 de febrero de 2014

Decorados de una tragedia




Casi siempre llegamos a estos sórdidos lugares a través de imágenes de televisión en las que está sobreimpreso el logotipo de la policía. Otras, porque la gente, cansada del latrocinio, acaba por pegar la patada en la puerta con menos sutileza de la que hubiese querido aquel ministro, y descubre el pastel. Son mansiones, palacios, templos al mal gusto bañados en oro y pagados con el dinero de todos.




Pero lo peor de la ostentación casposa de los que perpetran estos hogares, por llamarlos de una forma considerada, es que a su construcción siempre le ha precedido alguna atrocidad. Son el monumento a la sangre derramada por los demócratas que dictadores con espadón al cinto decidieron construirse a mayor gloria suya, y de la familia. El resultado del robo continuado a las arcas públicas de representantes del pueblo que optaron por la máxima de que la solidaridad bien entendida comienza por uno mismo, y terminaron ahogados en pozos de avaricia de la que solo podían respirar disecando felinos africanos que colocaban al lado de una televisión más grande que el ego de su propietario. La muerte exhibida como arte gracias al oficio de la taxidermia, mientras en el sofá se tiraban encima el cubalibre de Larios gritando los goles de algún equipo del que probablemente también eran propietarios.

Parecen decorados, pero no lo son. Es la puta vida que se pegaban, y se pegan, algunos personajes que a lo largo y ancho de este mundo solo han sabido lograr algo parecido a la felicidad a costa de la desgracia de otros. Vanguardistas de lo cutre, que acostumbraron sus culos a inodoros bañados en el dorado metal mientras en la sentada admiraban cuadros de grandes autores adquiridos a marchantes de Londres o París. El único consuelo que nos queda es que han cambiado ese trono por uno con bastante menos intimidad… en el trullo. Ahora, en vez de observar la pintura de Miró o Rembrandt, tienen la mirada fija en los ojos de un bigardo de dos metros y cien kilos y pico, que además de un miedo que nunca conocieron les está provocando un repentino estreñimiento…





Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers