lunes, 2 de junio de 2014

El deber y la tentación




Desde arriba siempre debería sentirse vértigo. El miedo a la caída y la inevitable entrevista con el suelo donde esperan aquellos que te auparon a los cielos. Ese vértigo tendría que ser un seguro. El tope que garantiza habitar siempre en los terrenos de la cordura. Lamentablemente la altura produce efectos extraños en la mayoría. Daríamos mucho por saber si son solo cambios, o realmente sacan el verdadero yo del que asciende la cumbre.



Así como en la montaña la falta de oxígeno pone a prueba la resistencia, en la vida el poder examina los principios y el sentido del deber. Son muchos los que, sin atisbo de temor, creen aprobar con nota mientras el suspenso va marcado en su estampa. No contribuye a volver a sintonizar la emisora de la realidad el ruido alrededor del elegido. Esos ecos de fondo que repiten las alabanzas espantan el buen juicio. Expulsan del perímetro todo aquello que no se pronuncia con los dedos cruzados a la espalda. Aniquilan la responsabilidad para dejar paso al interés. La tentación entra por la puerta, y el deber salta por la ventana. Entonces el mundo se convierte en un lugar hostil. Solo se encuentra la paz en los interiores de una cárcel construida con ladrillos de ambición y soledad. Las voces, que antes llegaban de los alrededores, ahora suenan desde dentro.

De la cima solo sale un camino, y siempre es hacia abajo. Solo queda ensalzar un legado… y que nadie ocupe el lugar que con tanto sudor se ha conquistado. ¿Nadie? Es imposible. Por el sendero que sube hay una manifestación. ¿Quién? La tentación, que ha compartido tantos días cerca del cielo, susurra al oído soluciones mágicas. Ninguna se aproxima al deber de quien deja huella tan honda y tan alto, pero qué importa. El castillo debe ser heredado. La incertidumbre no es una opción. De los que vendrán, solo el que alabe lo vivido y hecho más allá de las nubes podrá ser digno de ocupar el espacio liberado. No hay sitio para el que cuestione. Las preguntas deben hacerse solo cuando merecen una respuesta positiva. Y comienza el descenso. Quedan encendidas las luces, y abierta la puerta con presentes en el vestíbulo. También se queda la tentación. Solo un poco más, dice. Acompañará al siguiente. Qué ignorante fuiste… la tentación vive arriba. Siempre.


 
 
 
Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers