sábado, 6 de septiembre de 2014

Una buena venta






El reloj tronaba como una banda de tambores de Semana Santa. Levantarse le parecía un reto difícil de asumir desde hacía bastante tiempo. La cama era un refugio seguro y caliente, y renunciar a él se convertía en una tortura. Cada día se despertaba al lado de una extraña, aunque sabía que estaba junto a la misma persona que antaño le regaló algunos minutos de felicidad. En la oscuridad que proporcionaba un amanecer todavía lejano, repasaba mentalmente y sin asomo de arrepentimiento los momentos que le habían llevado a convertirse en alguien que no soportaba. Dentro de poco tendría que abandonar su fortaleza a ese lado del catre, y enfrentarse a un mundo que despreciaba porque no valoraba su talento en la justa magnitud. El frío suelo que tocaron sus plantas de los pies fue como una flagelación que se impuso para tratar de desterrar de su cabeza algo de negatividad y poder afrontar así otro día de mierda. No le proporcionaba ningún alivio pensar que había otros en peor situación que él. Necesitaba que fuesen más para mitigar ese fuego que le quemaba cada gramo de humanidad que le quedaba. Después de devolver a la tierra lo que era suyo, tuvo que asumir que no tenía más remedio que enfrentar con aplomo lo que llegaba. El espejo era un enemigo terco y sincero. Siempre decía la verdad. Levantó la cabeza y allí encontró de nuevo a ese personaje amargado y prematuramente viejo. Mirándolo a los ojos preguntó la razón de su desgracia. Tú no tienes alma, respondió la figura al otro lado. Después de lavarse la cara y vestirse, sin que el agua rozase ninguna otra parte de su cuerpo, salió a la calle con un Marlboro  sin encender en la boca y poca prisa. Ya sabía que no tenía alma. Aquella decisión la tomó sin dudar un minuto. Hatajo de imbéciles ¿Acaso alguno habría encontrado un precio mejor por la suya?

 

Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers