domingo, 3 de abril de 2016

Benítez estuvo aquí

Si Rafa Benítez se hubiese sentado en el banquillo del Real Madrid anoche en el Camp Nou, es muy probable que en el descanso del clásico muchos aficionados merengues hubiesen acudido a la fuente de la diosa Cibeles para preparar el altar en el que sacrificar al mister. Pocas veces se ha visto en el feudo blaugrana esta temporada un equipo más timorato y conservador, atrincherado frente a Keylor Navas por el recuerdo de los cuatro goles encajados en Chamartín ante el mismo rival. Patapum pa'rriba.  Bendito Rayo Vallecano y su apuesta por el fútbol. Y eso que los de Barcelona parecían anestesiados, con un juego cansino alejado de la brillantez habitual. No era necesaria ni la táctica de faltas desarrollada por el Madrid para cortar las líneas de pase, ni mucho menos la enémisa pasada de revoluciones de Sergio Ramos, empeñado desde los primeros minutos en buscar su expulsión, quién sabe si con el fin de ofrecer una excusa a sus compañeros para la previsible derrota que todos tenían en mente. Otra vez con diez, así no podemos ganar. Dóctrina de otro gran recordado por los partidarios del antifútbol. En esas estábamos, cuando se dio cuenta Marcelo de que Messi y compañía tenían, además de una importante caraja en lo referente al juego, un bajón físico más que preocupante. Y tuvo que ser Marcelo, y no las estrellas de la galaxia que trotaban por la mitad del campo esperando el final y una derrota digna, el que tirase del carro. Tampoco se enteró Zidane, cuyo planteamiento del partido debería ser descorazonador para cualquier aficionado madridista. Y ganó el Real Madrid. Benzemá puso el empate, y Cristiano Ronaldo se reivindicó con el gol de la victoria. La defensa blaugrana se veía abocada una y otra vez a un cuatro para cuatro letal, porque el centro del campo había desfallecido. Se acabaron las ayudas, y la fe de Marcelo logró movilizar a los ilustres para no solo salir sin la cara pintada de Barcelona, que parecía ser el objetivo principal del cuerpo técnico. Ganó el Madrid, de forma merecida, con la firma de Benítez, el sacrificado.


Publicar un comentario

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers